Distrito de Sucre en todo el Perú y el mundo.

Buscar en este portal

lunes, 13 de marzo de 2017

LA CORRUPCIÓN DESDE EL INTERIOR DE CAJAMARCA

Tito Zegarra Marín.

En los pueblos del interior, pareciera que es poca la importancia que le dan al caso de la escandalosa corrupción que hoy corroe al país, y que más se concentran en los programas faranduleros, noveleros y distractivos de la TV y en las promesas del cercano “Reino Celestial”, incansablemente proclamado por grupos evangélicos.

Aun así, son muchos los ciudadanos que creen que esos vergonzosos hechos siempre se han dado, no son nuevos y que su origen se encuentra en las altas esferas del gobierno, desde donde se extienden irremediablemente a todo el país. Algo así, como los peces, que se pudren empezando por la cabeza.


Es por eso que al presente chupo de la corrupción lo ven como algo normal y de esperarse, pues todos los últimos gobiernos (con excepción de Paniagua), han participado de esos actos repulsivos hasta convertirlos en componentes del propio sistema, donde sociedad e instituciones dan la impresión que han aprendido a convivir con ese mal.

Así mismo, consideran que la actual corrupción, por su magnitud, va a quedar marcada en el alma de niños y adolescentes a la que probablemente no la entiendan ni le encuentran racionalidad. Y va dejar mucha indignación en los jóvenes, al ver que sus gobernantes se enriquecieron ilimitadamente y que los de abajo (no todos) lo perciben como un “ejemplo” o una burda justificación para delinquir: si los de arriba roban, por qué nosotros, no.

Pero esa molestia aumenta, cuando ven que los capitostes y sus allegados de la corrupción se presentan como “santurrones” y que la culpa es de los funcionarios intermedios, quienes, al caer no dudarán en inmolarse por sus jefes. Los pesos pesados, esos que se hicieron de lujosas residencias en Lima y París, difícilmente caerán, pues tienen sus “amigotes” cabalmente ubicados y muchos tentáculos de alto poder.

Eso es lo que, en medio de su displicencia, ve y piensa mucha gente de los pueblos del interior, gente joven o madura, con trabajo o sin él, en los que se puede auscultar su decepción por la política y los políticos, en los que su mirada no alcanza a ver algo mejor, mucha comprendida desesperanza y, lo más preocupante, se sienten resignados y casi sin ánimo para enfrentar la corrupción.

Pero no todo está perdido. Hagamos votos porque la rectitud y valentía que pusieron los magistrados encabezados por el Dr. César San Martín para sentenciar al corrupto Fujimori, vuelva a repetirse. Solo así, recobraremos algo de fe y confianza.

*Publicado en Panorama Cajamarquino” el 8 de marzo 2017.








 

©2009 Asociación Movimiento de Unidad Sucrense - "MUS" | Template Blue by TNB